Lugares mágicos para ver atardecer en el mar en Galicia

Galicia Turismo Rural   |   14 Julio 2021   |   Naturaleza

El atardecer en el mar en Galicia, cuando el sol se hunde en el Atlántico, es un espectáculo que nadie que visite esta tierra debería perderse. Los tonos rosados y anaranjados del cielo, aún más espectaculares si hay alguna nube, el mar de un azul casi gris, el sonido de las olas rompiendo contra las rocas, los pequeños barcos cruzando el horizonte… Simplemente faltan palabras para describirlo, así que lo mejor es que lo vivas por ti mismo.  Cada punto de la costa tiene algo especial que le otorga carácter a sus atardeceres: las olas, la presencia de acantilados, rocas, islas, faros... hay para todos los gustos. 

 

Atardecer en Fisterra… o en el auténtico fin del mundo.

Si hay un lugar que destaca por encima de todos es el cabo Fisterra, el finis terrae (fin del mundo) para los romanos y otros pueblos que habitaron estas tierras y la meta final del Camino para muchos peregrinos, que desde el mismo inicio de las peregrinaciones no podían resistirse a la atracción de caminar un poco más para  asomarse al balcón del fin del mundo tras visitar al Apóstol en Santiago. Ver la puesta de sol en Fisterra ya es uno de los rituales del peregrino, por lo que el ambiente que se vive allí al atardecer es muy especial, cargado de magia, emoción contenida y, en verano, mucha gente. 

Pero, ay, la ciencia es tozuda y resulta que Fisterra no es el punto más al oeste de Europa, ni de la Península Ibérica (ese punto está en Portugal) y ni siquiera de España. Eso no le quita ni un ápice de espectacularidad ni de magia a su atardecer, pero si quieres estar realmente en el lugar más occidental de España, ese honor le corresponde al cercano Cabo Touriñán, donde además, si lo visitas entre el 24 de marzo y el 23 de abril o entre el 18 de agosto y el 19 de septiembre, tendrás el privilegio de ver el último rayo de sol de Europa continental. Y esto sí está científicamente comprobado. Además, disfrutarás de un espacio mucho más amplio y menos concurrido que en Fisterra. Numerosos senderos junto al faro nos conducen a promontorios rocosos desde los que disfrutar del espectáculo en solitario.

Si estás en la Costa da Morte, hay otros muchos lugares singulares desde los que contemplar el atardecer en el Atlántico. Decenas de miradores, faros como el de Cabo Vilán, playas… el espectacular paisaje del Mirador de Monte Blanco… pero si tenemos que recomendarte uno por el que tenemos especial debilidad es la boca de la ría de Lires, la más pequeña de Galicia, donde el río Castro se funde con el mar. El paisaje desde cualquiera de los dos lados de la pequeña ría es simplemente espectacular.

Si quieres alojarte en la Costa da Morte, aquí tienes los alojamientos de turismo rural disponibles en nuestra web.

 

Castro de Baroña, faro de Corrubedo y Monte Enxa

El Castro de Baroña es otro lugar mágico desde el que puedes ver un espectacular atardecer. Los restos excavados de un poblado costero de la Edad del Hierro situados en una península rocosa unida a tierra por un pequeño istmo, son parada obligada antes de continuar hasta las rocas más altas en las que puedes contemplar un atardecer literalmente “colgado” al borde del mar, con la inconfundible figura del Monte Louro presidiendo la entrada de la vecina ría de Muros y Noia. Como curiosidad, la doble cumbre de este monte sirvió como referencia para elaborar calendarios lunares y solares por los habitantes prehistóricos de esta zona, que dejaron su huella en forma de petroglifos, muy abundantes en los montes cercanos a Baroña. Si estás en esta zona de la costa, tienes dos alternativas muy recomendables: el faro de Corrubedo, en pleno Parque Natural, y el monte Enxa, espectacular monte junto al mar desde cuya cima, junto al Centro de Salvamento Marítimo, tendrás una vista espectacular. Una estrecha carretera serpentea por la falda del monte, entre vacas y caballos en semilibertad, hasta llegar a la cima, donde el paisaje (ojo, y a veces también el frío) quita el aliento.

 

Cabo Home y Costa da Vela

Si estás en las Rías Baixas, no dudes en acercarte a la Península del Morrazo, donde en su extremo más occidental tienes la oportunidad de disfrutar del espectacular atardecer en el Atlántico desde Cabo Home, con la imponente presencia de las Islas Cíes que desde aquí parecen al alcance de la mano. El concurrido Mirador de la Caracola es un punto donde se han hecho miles de fotos del atardecer, pero el sendero que te lleva hasta el faro está lleno de rincones tranquilos donde sentarte a disfrutar de uno de los atardeceres más emblemáticos de Galicia. Y, si llegas pronto, no te pierdas la oportunidad de recorrer el sendero de la Costa de la Vela, con paisajes únicos y playas que parecen salidas de una película. 

En este enlace podrás acceder a los alojamientos de turismo rural en las Rías Baixas

 

Rías Altas: El banco más bonito del mundo… y mucho más

Hay infinidad de puntos desde los que ver un espectacular atardecer en el mar en la costa atlántica norte en Galicia. Desde los alrededores de la Torre de Hércules en la ciudad de A Coruña, pasando por la Costa de Dexo o el faro de Punta Frouxeira, ya más arriba de Ferrol, prácticamente cualquier lugar es bueno para disfrutar de una espectacular puesta de sol en el Atlántico. El que últimamente se ha hecho más famoso gracias a las redes sociales es el conocido como el “banco más bonito del mundo” situado en el mirador do Coitelo en los acantilados de Loiba. Sus vistas son sin duda espectaculares… y la cola para fotografiarse en él al atardecer también. Truco: recorriendo unas decenas de metros a la izquierda hay más bancos con vistas igual de bonitas y donde no tendrás que hacer cola para sentarte. Lo cierto es que su situación es privilegiada, con el cabo Ortegal y sus acantilados a la izquierda y la punta de Estaca de Bares a la derecha. En esta última también podrás, además de disfrutar de la puesta de sol, alcanzar otro hito geográfico, ya que es el punto más al Norte de la Península Ibérica y marca la división imaginaria entre el Océano Atlántico (a la izquierda) y el mar Cantábrico (a la derecha)

Como comprenderás, 1.700 km de costa son imposibles de contar, ni siquiera de recorrer si no cuentas con mucho tiempo. Cada gallego tiene su playa favorita y su lugar favorito para ver atardecer, por lo que si te alojas en una casa rural, déjate aconsejar por los propietarios, que seguro que te recomendarán lugares poco concurridos donde ver el atardecer en el mar en Galicia. 

¿Alojarte en las Rías Altas? Sin problema. Aquí tienes los alojamientos de turismo rural que te ofrecemos

 

Algunos consejos prácticos:

  • Aunque el pronóstico del tiempo prometa cielos despejados, no te lo juegues todo a una carta, reserva días alternativos para ver la puesta de sol desde distintos lugares, porque es más que probable que desde alguno de ellos, si se levanta la niebla (algo que puede suceder imprevisiblemente incluso en días totalmente despejados), no veas absolutamente nada. Si tienes suerte, podrás ver varias, y si no, por lo menos podrás ver una. Del mismo modo, si está algo nublado, no descartes ir a ver el atardecer, ya que en ocasiones el sol, justo antes de ponerse, aparece por debajo de las nubes provocando una explosión de colores que se te grabará en la retina para siempre. 
  • Aunque haga calor, lleva ropa de abrigo. El Atlántico es un océano imprevisible, bien lo saben los marineros gallegos. Si el viento hace acto de presencia, necesitarás abrigarte bien o pasarás mucho frío. Además, la temperatura cae en picado inmediatamente después de ponerse el sol.  Verás que los visitantes experimentados van cargados de ropa de abrigo, casi como si fuera invierno. Ya sabes, “allá donde fueres, haz lo que vieres”.

  • Cuidado con los golpes de mar. Si  estás en una zona rocosa, mantente lejos del agua. Aunque el mar esté aparentemente tranquilo, en cualquier momento puede levantarse una ola. Todos los años tenemos que lamentar desgracias por esta causa, así que sé prudente. Y si hay mucho oleaje, por muy tentador que sea sacar una foto de las olas rompiendo en las rocas, jamás te acerques al borde del mar. Una foto no merece que te juegues el pellejo. 

Y un consejo final: disfruta del momento en silencio. No te obsesiones con sacar la foto perfecta. Sólo en Galicia, Portugal y algunas zonas de Andalucía puedes ver puestas de sol en el Atlántico. Relájate, deja que la magia del momento inunde tus sentidos, respira el aroma del mar, empápate de un momento único, porque será un recuerdo imborrable que llevarás siempre contigo. 

 

Bonus track: El rayo verde 

Si eres muy, pero que muy afortunado, podrás ver un raro fenómeno óptico: algunas veces el último rayo de sol es verde. Julio Verne popularizó este fenómeno en su novela El rayo verde. Cuenta la leyenda que dos personas que lo vean al mismo tiempo quedarán automáticamente unidas para siempre. Nos quedamos con la descripción del genial escritor: 

Un verde que ningún artista podría jamás obtener en su paleta, un verde del cual ni los variados tintes de la vegetación ni los tonos del más limpio mar podrían nunca producir un igual ¡Si hay un verde en el Paraíso, no puede ser salvo de este tono, que muy seguramente es el verdadero verde de la Esperanza!”