Tres planes de turismo rural para descubrir Galicia en verano

Galicia Turismo Rural   |   06 Julio 2021   |   Gastronomía Naturaleza Turismo rural Galicia

Galicia es un microuniverso (bueno, no tan micro en realidad). Cuanto te planteas “voy a viajar a Galicia” la pregunta lógica es ¿qué parte de Galicia quieres ver?. Hay muchos lugares considerados imprescindibles para descubrir Galicia en verano, pero el término “imprescindible” depende de lo que busques o te apetezca ver y hacer. 

Desde Galicia Turismo Rural queremos proponerte algunos planes alternativos que seguro que te resultan interesantes. Hemos escogido zonas apartadas de las rutas turísticas más concurridas en verano, todas ellas con un número importante de alojamientos de turismo rural para que te montes tus propias rutas o utilices alguna de ellas como base para explorar toda la zona.

 

Plan 1: Buscando el Norte

Las comarcas del Norte de la provincia de A Coruña  ofrecen una combinación única de costa e interior. Nos encontramos en el extremo Norte de Galicia, comenzando por los alrededores de la ciudad de Ferrol (Ferrolterra) y continuando por la costa hasta Ortegal, para culminar en el punto geográfico más al norte de la Península, que además marca la separación entre océano Atlántico y mar Cantábrico: el cabo de Estaca de Bares.

 

Fotografía cedida por Turismo de Galicia

 

Es esta una costa salvaje, donde encontrarás playas famosas por sus olas, como Valdoviño, los acantilados más altos de Europa continental con más de 600 metros de caída hacia el mar en su punto más alto, la garita de Herbeira, lugares privilegiado para la observación de aves, pueblos marineros como Cariño, Cedeira y Ortigueira… y mucho más. Un punto ideal para descubrir Galicia en verano de una forma distinta.

Aunque son innumerables los puntos de interés, hemos elegido cuatro que no deberías perderte:

  • Recorrido en ferrocarril de vía estrecha. Partiendo de la estación de Ferrol, un ferrocarril de vía estrecha recorre el interior de la zona hasta alcanzar la costa cerca de Ortigueira, continuando después por la costa de Lugo hasta adentrarse en Asturias. Numerosas paradas en pueblos con encanto y paisajes costeros que quitan el aliento. Más información horarios y recorrido aquí

  • Laguna y arenal de Valdoviño. Las playas de esta zona son un paraíso para los surfistas de todo el mundo, donde se celebran numerosas competiciones internacionales. La laguna adyacente a la costa (A Frouxeira) es un espacio natural protegido y un punto privilegiado para la observación de aves. 

  • Serra da Capelada y San Andrés de Teixido. “A San Andrés de Teixido, vai de morto o que non foi de vivo”. Toda una leyenda rodea a este santuario al que, como cuenta el dicho popular, tendrás que ir después de muerto (reencarnado en animal) si no lo has visitado en vida. La ruta por carretera para llegar hasta allí es una explosión de belleza paisajística, salpicada por la presencia constante de caballos bravos que viven en semilibertad. Muy cerca de allí, en la ruta hacia el cabo Ortegal, llegarás a Vixía Herbeira, con sus impresionantes acantilados batidos por la bravura del Atlántico. Con más de 600 metros de caída, te encuentras en los acantilados más altos de Europa continental. 

  • De Ortegal a Estaca de Bares. La costa entre estos dos cabos está llena de lugares increíbles donde realmente sientes cómo actúan las imparables fuerzas de la Naturaleza. Desde las rocas más antiguas de la península Ibérica (y de las más antiguas del mundo) hasta “el banco más bonito del mundo” en los acantilados de Loiba,  pasando por los dos cabos con sus respectivos faros. Por nada del mundo te pierdas la puesta de sol desde cualquiera de los miradores de la ruta. Podrás hacer fotos espectaculares y sin duda es una forma fantástica de descubrir Galicia en verano.

 

Plan 2: Siguiendo el río Ulla

Desde su nacimiento en la comarca luguesa de A Ulloa hasta la desembocadura en la ría de Arousa, el río Ulla recorre el corazón de Galicia a lo largo de sus 130 kilómetros. Un recorrido para descubrir la Galicia interior en verano. Frondosos bosques de ribera, puentes medievales, cascadas… Una tierra de montes, pastos y pazos con una enorme tradición de turismo rural y una rica gastronomía, entre la que destacan los quesos más renombrados de Galicia: los de la D.O. Arzúa-Ulloa.

 

Fotografía cedida por Turismo de Galicia

 

Te invitamos a descubrir la Galicia interior en verano. Tres visitas imprescindibles:

  • Monasterio de Carboeiro y Fervenza do Toxa. Situado en un espectacular paraje junto al río Deza, afluente del Ulla, el Monasterio de San Lourenzo de Carboeiro es una visita imprescindible. Su iglesia ha sido recientemente restaurada y es un ejemplo de la transición del románico al gótico en Galicia. A pocos kilómetros se encuentra la Fervenza (cascada) del río Toxa, una de las más altas y caudalosas de Galicia a la que llegarás dejando el coche y dando un paseo. 

  • Área Recreativa de A Peneda. Situada muy cerca de Monterroso y no lejos del nacimiento del río Ulla,  es un ejemplo espectacular de las muchas playas fluviales y zonas de recreo que encontrarás a lo largo de todo el río Ulla y sus afluentes. Un lugar ideal para relajarte donde la piedra y el agua se funden en un todo. 

  • Pazos. Con este nombre (significa “palacio”) se conoce a las antiguas casas señoriales que abundan en toda la cuenca del Ulla. Algunos de ellos se han convertido en alojamientos de turismo rural. Destaca entre todos ellos el Pazo de Oca, situado en A Estrada, conocido como “el Versalles gallego” con unos jardines espectaculares donde la camelia es la flor protagonista. Ya muy cerca de Santiago y junto al Camino Portugués te invitamos a descubrir otro pazo singular: el Pazo de Faramello

 

Plan 3: Las rutas del vino

Descubrir Galicia en verano es sinónimo de buena gastronomía y excelentes vinos. No te contamos nada nuevo, Galicia es famosa por ello. Las comarcas que albergan las cinco Denominaciones de Origen de los vinos de Galicia (Rías Baixas, O Ribeiro, Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei) albergan multitud de bodegas que podrás visitar y donde podrás probar algunos de sus vinos, que por supuesto también te servirán en las numerosas casas de turismo rural de estas zonas que encontrarás fácilmente en el área de reservas de nuestra web.

 

Fotografía cedida por Turismo de Galicia

 

Destacamos:

  • Viticultura heroica en las empinadas laderas del Cañón del Sil en la Ribeira Sacra , donde muchas de las uvas se recogen en barcas en el río durante la vendimia. Poco te podemos contar sobre la Ribeira Sacra que no se haya dicho ya, sólo que es una visita obligada en tu recorrido por Galicia en verano  si quieres descubrir paisajes, historia, gastronomía y patrimonio. De los numerosos monasterios de la zona, que además le dan nombre, no te pierdas el pequeño cenobio de  San Pedro de Rocas, el más antiguo de Galicia con una iglesia excavada en la propia roca repleta de sepulturas antropomorfas. En la web de turismo rural en la Ribeira Sacra tienes dos propuestas de rutas de monasterios que te recomendamos, además de propuestas de enoturismo en la web específica de esta ruta del vino.

  •  Los viñedos de las Rías Baixas que se asoman al mar. Un paisaje único salpicado de bodegas y una forma de viticultura emparrada que preserva las uvas de la humedad del suelo. Numerosas bodegas están abiertas al público y ofrecen catas de sus vinos y visitas guiadas para que conozcas cómo se elaboran algunos de los vinos blancos más premiados del mundo. En esta web tienes más información sobre rutas y actividades.

  • Si visitas O Ribeiro, no dejes pasar la oportunidad de relajarte en algunas de sus fuentes termales en plena naturaleza. Imprescindible recorrer el casco viejo y la judería de Ribadavia, donde podrás probar los afamados dulces de origen hebreo. Tienes más información sobre esta ruta aquí.

  • Los vinos de los romanos: Valdeorras y Monterrei. Aunque antes de la llegada del Imperio Romano ya se producía vino en estas dos zonas, fue su ubicación estratégica junto a los pasos montañosos por los que discurrieron las calzadas romanas y la cercanía de las grandes minas de oro en Las Médulas, lo que hizo llegar su fama a los mismísimos emperadores que contaban con estos vinos entre sus favoritos. Una mezcla de cultura del vino, historia y arqueología que te recomendamos visitar, en un entorno rodeado de naturaleza. Aquí tienes más información sobre la ruta del vino en Valdeorras y aquí sobre la de Monterrei.